ESG: no es una moda, es una realidad que debe impactar en nuestra conducta empresarial.

Sin propósito y valores cada vez es más difícil para una empresa alcanzar alguna meta, incluso si ésta es meramente la de maximizar ganancias. Los criterios de ESG ayudan a que las empresas puedan definir (o redefinir) un norte y cuenten con una brújula para alcanzarlo, brindándoles además herramientas para acordar cómo se organizarán para hacerlo. Aquí te contamos cómo pueden hacerlo

Un paso más hacia las sociedades éticamente sostenibles

La Ley Crea y Crece (Ley de Creación y Crecimiento empresarial) aprobada recientemente por España que reconoce a las Sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (SBIC) es un paso más en el camino para sostener que las estrategias de ASP, vinculadas a la idea de integridad sostenible, no deben ser miradas como estrategias que limitan, que incrementan costos y aumentan el personal, sino que deben ser entendidas como acciones que implican una inversión prácticamente necesaria para garantizar la supervivencia de la empresa