Multa millonaria ante la SEC por fallas en la debida diligencia

Compartimos un breve análisis del acuerdo alcanzado por la empresa SAP por violación a la FCPA, a través del cual deberá pagar multas millonarias por falencias en su programa de compliance y en sus actividades de debida diligencia a su cadena de valor.

Recientemente, el 10 de enero, la SEC (la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos) informó que la empresa de software SAP – empresa alemana con presencia a nivel mundial y Latinoamérica también- acordó sanciones por casi 100 millones de dólares previos al juicio en el que se le imputa llevar adelante al menos desde diciembre de 2014 hasta enero de 2022 prácticas corruptas para obtener contratos en Sudáfrica, Malawi, Kenia, Tanzania, Ghana, Indonesia y Azerbaiyán en violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA).

 

Esa investigación se realizó en el marco de un acuerdo global entre el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) y autoridades penales y civiles de Sudáfrica, en la que se pudo determinar que el pago de sobornos eran registrados contablemente como gastos de servicios pero sin que se pueda comprobar que esos servicios fueron efectivamente prestados.

 

Asimismo, de acuerdo a la SEC la empresa no contaba con controles internos suficientes como tampoco sus subsidiarias, que fueron las que finalmente utilizaron a intermediarios y a consultores externos. Por ello, en ese acuerdo, entre otras cuestiones, se enfatiza la importancia de que las empresas globales tengan en cuenta la necesidad de conocer y gestionar los riesgos de su negocio, los directos e indirectos, y de que establezcan controles internos que sean adecuados y efectivos para evitar que esos hechos ocurran.

 

No es la primera vez que vemos un caso en el que una empresa global tiene que pagar multas millonarias por no contar con controles internos adecuados, por llevar adelante practicas corruptas y este hecho demuestra una vez más la importancia de realizar una debida diligencia, de contar con un sistema de compliance robusto y adecuado a las particularidades propias de la empresa y su modelo de negocios que permita no solo gestionar los riesgos a los que se encuentra expuesta, tanto de manear directa como a través de su cadena de valor, sino también evitar el daño reputacional enorme. Pues este tipo de hechos causa un impacto negativo significativo y merma sustancialmente la confianza de sus diversos stakeholders, tanto internos como externos, que se traducen en pérdidas económicas de magnitud.

Para mayor información ingresar en https://www.sec.gov/news/press-release/2024-4

Compartir este artículo: